Desórdenes Alimenticios

Los desórdenes alimenticios no son un estilo de vida de elección o una dieta que se haya ido de las manos, sino una enfermedad seria que puede ocurrir en hombres y mujeres, jóvenes y adultos, ricos y pobres, de todas las etnias culturales.

Hay varios tipos de desórdenes alimenticios, siendo los más comunes la anorexia, la bulimia, los atracones y la obesidad. Los desórdenes alimenticios son condiciones de salud mental envueltas todas en una relación no saludable con la comida que puede ser una amenaza para la vida en casos severos, por tanto, cuanto antes se trate el desorden alimenticio mejor será el resultado.

La mayoría de las personas con un desorden alimenticio tienen muchos comportamientos característicos que intentan controlar para disfrazarlo. Ellos hacen todo lo posible para ocultar y negar sus comportamientos o puede que ni siquiera reconozcan que algo va mal. Ellos tendrán patrones alimenticios anormales, junto con la ansiedad extrema sobre su imagen corporal, su peso, su figura y los alimentos que comen.

Aunque muchos trastornos de la alimentación pueden ser potencialmente peligrosos para la vida, con un tratamiento adecuado y un alto nivel de compromiso personal, una vez que se superan las barreras de negación, la recuperación de un trastorno de la alimentación se puede lograr.

 

Si usted piensa o sabe que tiene un trastorno alimenticio lo siguiente puede ser familiar para usted:

 

  • Usted sabe que es obsesivo o siente ansiedad por los alimentos y el aumento de peso.
  • Quiere perder peso a pesar de que usted, sus amigos o familiares están preocupados de que tiene bajo peso.
  • Pretende hacer saber a los de alrededor que ha comido cuando en realidad no lo ha hecho.
  • Utiliza laxantes o te haces vomitar para perder peso.
  • Usted oculta sus hábitos alimenticios porque sabe son poco saludables.
  • El acto de comer te hace sentir ansioso, angustiado, incómodo o culpable.

En Cortijo Care un individuo es capaz de recibir el tratamiento más completo posible para superar su trastorno de la alimentación de una manera comprensible y respetuosa, con una atención médica completa y un equipo de terapeutas y enfermeras especializadas en desórdenes alimenticios, lo que les permite hacer frente a cualquier problema en un entorno seguro, con la ayuda de profesionales experimentados y un equipo cualificado que ofrece un enfoque individualizado para su bienestar mental.