Adicciones

Muchas adicciones empiezan como un acto inocente para atenuar el estrés o sentirse bien, como el uso de drogas para aliviar la ansiedad, de alcohol para relajarse tras un día estresante en la oficina, el juego para aliviar las preocupaciones financieras, la automedicación para asegurar una buena noche de sueño, el sexo para sentirse amado y querido, etc. Todas poseen el potencial para acabar convirtiéndose en una adicción u obsesión que interrumpe la vida de un individuo, de sus amigos y/o de sus familiares.

Hay dos tipos de adicción, la adicción a sustancias y la adicción de comportamiento, los cuales alteran el estado de ánimo, afectando así a la capacidad de una persona para afrontar el día a día.

La adicción es el único trastorno mental que le dice a la persona afectada que no tienen un problema, generalmente culpando a las personas cercanas a ellos por los problemas que tienen en torno a su uso y en la vida en general. La negación de una adicción no es un acto consciente, sino una parte de la enfermedad.

Una vez que se inicia un hábito, el cuerpo comienza a anhelar aquellas actividades que hacen que uno se sienta bien de nuevo y a encontrar algún alivio a las respuestas emocionales, físicas y químicas del interior del cuerpo. Una vez enganchado a una sustancia o conducta, el individuo no puede imaginar la vida sin el hábito adictivo. Cuando esto sucede, significa que la adicción se ha afianzado, condición caracterizada por la repetición de la misma conducta una y otra vez, usando compulsivamente alcohol, drogas o conductas que crean consecuencias adversas a nivel social, mental o físico. La mayoría de los adictos creen que controlan su adicción y que pueden salir en cualquier momento. Cuando esta persona trata de detener su comportamiento adictivo, y ve que no puede controlarlo o se queda parado, entonces se encuentra en posición de buscar ayuda. Sin embargo, algunos adictos no ven el daño que se están causando a sí mismos o a sus familias y se requiere una intervención antes de poder dar el tratamiento.

 

Si usted piensa o sabe que tiene un problema de adicción, lo siguiente puede resultarle familiar:

 

  • Se encuentra escondido el hecho de que está utilizando
  • Ha sido arrestado o advertido por su uso/comportamiento

  • Ha mentido sobre la cantidad utilizada o en la actividad que ha participado
  • Ha intentado controlar su hábito, pero sin dar resultado

  • Su uso/comportamiento afecta o ha afectado a sus relaciones o su trabajo
  • Ha cambiado una sustancia/comportamiento por otra, pensando que era el problema

  • Continua usando la sustancia/comportamiento, incluso cuando económicamente no es viable
  • Se preocupa acerca de cómo organizar sus eventos sociales, familiares y de trabajo en torno a su uso/comportamiento
  • La vida sin la sustancia/comportamiento parece imposible

En Cortijo Care recibirá el tratamiento más completo para superar su adicción de una manera respetuosa con una atención médica completa y un equipo de terapeutas y enfermeras especializadas en adicciones. Esto permite hacer frente a cualquier problema en un entorno seguro y protegido, ayudado por profesionales con gran experiencia y un equipo cualificado que ofrece un enfoque individualizado para su bienestar mental.

 

Si desea obtener más información sobre las diferentes adicciones en cuales Cortijo Care le puede ayudar, por favor seleccione una sub-sección de abajo:

 

 

Alcohol

A todo el mundo le gusta una cerveza después del trabajo o una copa de vino con la cena, ¿No es así? Esto puede ser cierto para la mayoría…Aprende más

Drogas

Mientras que el consumo de drogas a menudo comienza como un pasatiempo recreativo y un individuo hace una elección consciente…Aprende más

Juegos de Azar

Si usted está preocupado por los juegos de azar, y pasa más y más tiempo dedicado a ellos y gasta cada vez más dinero en ellos…Aprende más